Sin título-1

Cuando el Che no era el Che

10 abril, 2014

 

Siguiendo con nuestra sección Leyendas, donde repasamos pedacitos de historia sobre dos ruedas, hoy relatamos un pequeño viaje por el norte de Argentina; protagonizado por un personaje que no solo marcó el devenir de una nación, si no que sirvió de ejemplo de lucha y superación para millones de personas en el mundo: Ernesto “Che” Guevara.

che_bici

Cuando el Che no era el Che, cuando solo era Ernesto, un joven estudiante de medicina de 22 años idealista y soñador, comenzó un viaje en bicicleta que le llevaría a recorrer más de 4500 km por el país de la plata. El propósito del viaje era visitar a su amigo Alberto Granado en San Francisco (Córdoba), pero el viaje le llevo a visitar Córdoba Capital, continuando luego hacia el noroeste para conocer las provincias más pobres y atrasadas del país, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, y volver por San Juan, Mendoza y San Luis.

Che guevara

No hay mucha información en lo referente a los preparativos del viaje, pero como cualquier post-púber inconsciente que se precie, el plan seguramente fue precario: un hatillo con la ropa imprescindible, unas cuantas herramientas, cuadernos y lápices y una buena puesta a punto de la maquina. Transportémonos a Enero de 1950, estamos en Buenos Aires, no hay móviles, ni GPS, ni ordenadores; solo mapas de carretera, pequeñas guías de viaje y unas ansias de libertad infinitas. Ante nosotros un país poco industrializado, con pocos coches y carreteras polvorientas infinitas en nuestro horizonte… ¿quién no se lanzaría a un viaje así?

imagen-392

La montura de nuestro protagonista era una bicicleta del fabricante italiano Garelli (actualmente NUOVA GARELLI S.p.A) con motor a explosión de dos tiempos Cucciolo (ideado por DUCATI). Este tipo de transporte se puso de moda en Europa en los años 40 posteriores a la Segunda Guerra Mundial. El parque móvil de las ciudades quedó devastado después de la contienda y hubo que idear medios de transportes baratos y eficaces. Con el pequeño depósito de gasolina lleno detrás del asiento y unas gafas para protegerse de las inclemencias del tiempo, el Che partió. La aventura fue dura, pero se llenó de experiencias irrepetibles, en su cuaderno de viaje recogió:

Por lo menos no me nutro con las mismas formas que los turistas y me extraña ver en los mapas de propaganda de Jujuy, por ejemplo: el Altar de la Patria, la catedral donde se bendijo la enseña patria, la joya del púlpito y la milagrosa virgencita de Río Blanco y Pompeya… No, no se conoce así un pueblo, una forma y una interpretación de la vida, aquello es la lujosa cubierta, pero su alma está reflejada en los enfermos de los hospitales, los asilados en la comisaría o el peatón ansioso con quien se intima, mientras el Río Grande muestra su crecido cauce turbulento por debajo.

Ernesto regresó a casa, pero un germen se introdujo en lo más profundo de su ser, un germen que le llevaría más adelante a realizar varios viajes por América y a conocer a varios personajes que alimentarían su lado más revolucionario, pero eso es otra historia. Como curiosidad, la marca Garelli se hizo eco de la hazaña del joven y utilizó la experiencia del Che como reclamo publicitario en la revista deportiva El Gráfico de la edición del 19 de mayo de 1950. El distribuidor de motores Micrón también le ofreció realizar un aviso publicitario, que incluía la foto de Ernesto Guevara en su bicicleta y una carta suya donde decía:

Ha funcionado a la perfección durante mi largo viaje y solo observé que hacia el final perdía compresión, razón por la cual la envío a usted para reparación

 el-Che-en-el-Grafico

 

Si estáis por Argentina podéis pasaros a ver la casa-museo del Che. Allí encontraréis la bicicleta con la que realizó el viaje que relatamos (ver foto mas arriba) y aspectos de su vida más cotidiana y menos conocida. También realizan rutas en bici siguiendo partes del recorrido que hizo por el norte del país:

Casa- Museo Del Che Guevara
Direccion: Avellaneda 501
Carlos Pellegrini
Alta Gracia, Córdoba, Argentina CP( 5186)
Tel.:
00 54 03547-428579

 

 

Te gustarán:

Bahamontes y la vainilla
El ciclista desconocido, Madrid y la bicicleta
Carrera de bicicletas hacia la República