manillar Orbea

Orbea 60′ ¿Joya o Chatarra? – Parte 2

8 octubre, 2013

Muchos estabais esperando la segunda parte de nuestra restauración y, después de unas semanas de trabajo, por fin está aquí 🙂
Si os acordáis dejamos la bici en la fase de soldadura, se reforzaron partes que estaban fatigadas por el paso del tiempo y se rellenaron fisuras que tenía en algunas partes de unión. Después del trabajo de herrero procedimos a lijar y limpiar bien el cuadro para comenzar la parte más vistosa de todas, la pintura.

lijado cuadro

Después de dejar bien liso el cuadro y corregir fallos en el metal, como arañazos y agujeritos, se dio una capa de imprimación. Esta capa tiene dos funciones, una la de proteger el metal para que no vuelva a aparecer óxido, y otra para que la capa de pintura se adhiera bien y quede uniforme. Para proteger la pintura de las partes más expuestas al desgaste, producido por las piedrecillas del camino y demás elementos indeseables, se cubrieron las caras internas del guardabarros y del cubrecadenas con pintura antigravilla.  Esta pintura se utilizada para pintar los bajos de los coches y tiene un acabado rugoso, elástico y duradero

imprimacion cuadro

antigravilla guardabarros

Después de mucho trabajo la bicicleta pasó por la cabina de pintura..bien!! Como queríamos hacer algo clásico pero darle nuestro toque personal, elegimos un color atemporal pero con un acabado metálico: British Green Racing o comúnmente llamado Verde Inglés, en vez del típico color negro brillante en el que venían pintadas estas bicicletas. Se han montado ruedas nuevas y algún elemento más, como un bonito sillín Brooks con su bolsa de herramientas en piel.

cuadro pintado

ruedas nuevas

sillin brooks

Mientras montábamos la bicicleta, se llevaron a cromar algunas piezas para que volviesen a brillar como recién salidas de fábrica. Sobre este punto siempre nos planteamos si es mejor dejar la pátina original o restaurar las piezas completamente… creo que esto depende del estado general de la bicicleta y del acabado final que queramos darle, en nuestro caso está bicicleta presentaba un estado lamentable y después del concienzudo trabajo en el cuadro y el acabado de la pintura, se merecía que el resto luciese igual de bien.

Antes:

piezas cromar

Después:

piezas cromar nuevas

Y hasta aquí nuestra Orbea por hoy, os vamos a dejar la miel en los labios y nos reservamos lo mejor para lo último. En la última entrega haremos el montaje final y una sesión de fotos en el exterior, con buena luz natural, como se merece. No os lo perdáis!

Salud!

Te gustarán:

Orbea 60' ¿Joya o Chatarra? - Parte 1